Me acabo de titular de traductor ¿y ahora qué? (Primera parte)

December 28, 2017

 

Como bien has de saber, la carrera de un traductor no es muy similar a las demás profesiones. Comúnmente, el resto de los recién egresados suele comenzar a trabajar de inmediato en el mismo lugar donde hicieron su práctica profesional, en una oficina, con un jefe, con horarios determinados.

 

Los beneficios de la profesión del traductor son variados: permiten gran flexibilidad y disposición de tu tiempo para ser quien determine la carga horaria destinada, el cuándo y el dónde. Pero tanta maravilla no podía ser algo fácil, no al inicio al menos. El que quiera celeste, que le cueste, ¿no?

 

Entonces, llegamos al tema inicial de esta entrada: estudié, aprendí, me gradué ¿y ahora qué? Lo primero que puedo decir: ¡no cortes el hilo! llevas muchos años aprendiendo sobre traducción, estando sumergido en este mundo, traduciendo, practicando y descubriendo. Muchas personas recién egresadas cometen el error de cortar el hilo de aprendizaje y experiencias sobre traducción una vez que salen, al no encontrar de inmediato trabajo. Sí, entiendo, las deudas no van a esperar, o tal vez ya tienes ganas de comprar cosas con tu propio dinero, de no depender de nadie. Está bien que quieras, entre tanto, trabajar en distintas cosas mientras aún te afirmas en el terreno del traductor, pero eso no te da permiso para desconectarte del todo.

 

Bueno, entonces, vamos directo al grano. A continuación te daré algunos consejos para saber qué hacer una vez que te hayas titulado.

 

No pierdas el contacto

Acabas de egresar de tu carrera, el lugar donde te entregaron las herramientas básicas para ejercer. No pierdas estos valiosos contactos, tanto tus ex compañeros como tus formadores, son personas que vale la pena mantener cerca. Tus profesores, por ejemplo, no dudarán ni un segundo en responder a las nuevas preguntas que emerjan a lo largo de del camino: a ellos les encanta saber en qué están sus alumnos y les gusta verte activo en la profesión, que les cuentes tus nuevas experiencias, que les compartas cosas que tal vez ni ellos sabían. Tus ex compañeros de carrera podrán ayudarte a comprender que no estás solo en esto, además pueden intercambiar consejos y aprendizajes.

 

Para darte un ejemplo más personal, este primer año de egresada me mantuve en contacto con mi universidad por medio de ayudantías docentes. Me dediqué a asistir a los profesores en sus clases ayudando a los futuros traductores, revisando sus traducciones, diciéndoles en qué mejorar, etc. Además, el asistir a estas clases me ayudó a ser parte de nuevos aprendizajes, ya que, obviamente, cada año se añade algo nuevo, alguna nueva herramienta de traducción, alguna nueva estrategia, nuevas ideas, entre tantas cosas más. Sumado a esto, claro, tenía un pequeño ingreso monetario, no era la gran cosa, pero nunca está demás. Sin duda fue tiempo bien aprovechado.

 

¡Aprovecha el Internet!

 

¡Cómo prescindir de esta herramienta tan útil! Tenemos el mundo en nuestras manos, información infinita, innumerables formas de comunicarse con el resto del mundo. Utilízalo a tu favor. No voy a nombrar cada una de las posibilidades que te ofrece el Internet para comenzar tu carrera como traductor, sólo mencionaré algunas, de seguro te darán más ideas.

 

 

Cursos de especialización en línea: es sólo cosa de ingresar a tu navegador favorito y buscar «cursos de traducción online», ¡hay muchísimos! y de distintas áreas. Algunos son pagados y otros totalmente gratis. 

 

Webinars: son una especie de seminarios en línea (de ahí su nombre que une las palabras web y seminario), al igual que en el caso anterior hay algunos pagados (usualmente entregan un certificado de participación) y otros gratuitos, como es el caso de uno que compartí en mi página de Facebook hace unos días: Is freelance translating right for you?

 

 

Redes sociales: hoy en día son un medio de comunicación masivo y también una opción para promocionarte. Comparte cosas relacionadas con lo que haces, información útil, ideas, imágenes interesantes, contenido atractivo y preciso para captar mayor público e incluso potenciales clientes.

 

 

Página web del traductor: por su puesto es muy recomendable crearse un sitio web donde puedas resumir tus servicios y explicar en qué consiste cada uno, además de entregar información sobre tu perfil profesional. Hazlo atractivo, informativo y diferente. Hay muchos modelos de páginas de traductores que puedes seguir en la web, pero, por supuesto, sé creativo, no caigas en el plagio y crea tu propio contenido.

 

Aquí concluye la primera parte de mi artículo «Me acabo de titular de traductor ¿y ahora qué?», espero les haya sido entretenido y útil. Queden atentos a la segunda parte de que pronto les compartiré. Espero sus comentarios. Si les gustó, no duden en compartir, además los invito a seguirme en Facebook donde publico más contenido interesante para el traductor. 

 

Cariños,

Karen.

    Share on Facebook
    Share on Twitter
    Please reload

    Entradas destacadas

    Revisando al revisor

    March 28, 2019

    1/4
    Please reload

    Entradas recientes

    March 28, 2019

    Please reload

    Archivo
    Please reload

    Buscar por tags